miércoles, 23 de diciembre de 2009

Jornada Bibliotecas Escolares en el siglo XXI



"Durante siglos, las bibliotecas fueron la manera más importante de guardar nuestra sabiduría colectiva. Fueron y siguen siendo una especie de cerebro universal donde podemos recuperar lo que hemos olvidado y lo que todavía no conocemos"

Umberto Eco

La Supervisión de Bibliotecas Escolares e Intec organizaron una jornada de Bibliotecarios en el Instituto Bernasconi.


El Supervisor de Bibliotecas Escolares Zona A,
SrJorge Carlos López
realizó la apertura.








De nuestra Biblioteca participó Verónica Rodríguez, Bibliotecaria del turno mañana, presentando "Las nuevas tecnologías en la biblioteca escolar: de la resistencia a la incorporación." Se refirió a las características de la Biblioteca y la incorporación de las nuevas tecnologías a través del Blog.

















El Director de INTEC, Sr Hugo Castellanos, nos hizo partícipe de un texto que queremos compartir con nuestros lectores:

EL INDESTRUCTIBLE
Algunos de los cambios más espectaculares que hemos presenciado en el siglo actual tienen que ver con los vehículos para el entretenimiento de los seres humanos.De las pianolas se pasó a los gramófonos; del "vaudeville" al cine; de la radio a la televisión. A las películas se les añadió sonido; a la radio, imágenes; y a ambas, el color. Y nadie duda de que podamos ir más lejos.Con el láser y la holografía podemos producir imágenes tridimensionales de mayor definición que la que puede ofrecer cualquier fotografía corriente en dos dimensiones. Las modernas técnicas de grabación en cinta nos permite editar video- cassettes sobre cualquier tema, de modo que el cliente puede reproducir en cualquier momento lo que le apetezca en su propio televisor.Cada nuevo invento desplaza a los antiguos en la medida que el público acude a aquella técnica que le da más. El cine mató el vaudeville, la televisión a la radio y el color al blanco y negro. Las tres dimensiones acabarán sin duda con la bidimensionalidad, y las cassettes puede que maten a la televisión de masas, dirigidas al gran público.¿Cuál es la tendencia general? ¿ A qué se llegará en último término?En cierta ocasión asistí a una exhibición de cassettes de TV y me saltó a la vista lo voluminoso y caro que era el equipo auxiliar necesario para descodificar la cinta, llevar el sonido hasta los altavoces y proyectar la imagen sobre la pantalla. No hay duda de que las mejoras vendrán por el lado de la miniaturización y de la mayor complejidad, que es el mismo proceso que en años recientes nos ha proporcionado, radios, cámaras, computadores y satélites más pequeños y compactos.Es posible que el equipo auxiliar disminuya de tamaño y acabe por desaparecer. La cassette se convertirá en un objeto autónomo que contenga la cinta y todos los mecanismos necesarios para producir el sonido y la imagen.La miniaturización hará que la cassette sea cada vez más manejable y ligera, hasta poderla llevar casi bajo el brazo. Y su funcionamiento requerirá también cada vez menos energía, hasta rozar casi el ideal último de no consumir ninguna.Una cassette ordinaria produce sonidos y proyecta luz, porque ese es precisamente su propósito. Pero ¿por qué invadir la esfera de otras personas ajenas a ellos? La cassette ideal sería visible y audible para la persona que la está utilizando, y para nadie mas.Las cassettes que existen hoy necesitan, como es lógico, una serie de mandos: un botón de encendido y apagado y otros para regular el color, el volumen, el brillo, el contraste y demás. La dirección del cambio será, naturalmente, hacia una simplificación de los controles. En último término habrá un solo botón... o quizá ninguno.Cabria imaginar una cassette que estuviese siempre perfectamente ajustada: que empezara a funcionar automáticamente en cuanto uno la mirara; que se parara automáticamente en cuanto uno dejara de mirarla; que pudiera avanzar o retroceder deprisa o despacio, a saltos o con repeticiones, a placer del usuario.Qué duda cabe que ése es el aparato de nuestros sueños; una cassette que puede contener información sobre infinitos temas, del mundo de la ficción o del real; que es autónoma, manejable. parsimoniosa en el consumo de energía, perfectamente privada y sometida en gran medida al control de la voluntad,¿Será sólo un sueno? ¿Tendremos algún día una cassette así?La respuesta es un si rotundo. No es que la vayamos a tener algún día, es que la tenemos ya; para ser más exactos: existe desde hace siglos. El ideal que he descrito es la palabra impresa: la revista, el libro, el objeto que tiene Ud. en sus manos; un objeto ligero, privado y manipulable a voluntad.¿Piensa Ud. que el libro, a diferencia de la cassette que he descrito, no produce sonido e imágenes? Pues se equivocó.Es imposible leer sin oír las palabras en la mente y sin ver las imágenes que producen. Y con la ventaja de que son sonidos e imágenes propios, no inventados por otros.Las imágenes y el sonido que ofrecen todos los demás medios de entretenimiento son «congelados», y tienen un nivel de detalle que mejora con el avance de la tecnología. El resultado es que los medios exigen cada vez menos del usuario. Incluso se insertan cuñas musicales y risas pregrabadas para elicitar determinadas emociones en el cliente sin esfuerzo de su parte. La persona a quién le cuesta leer (y a la mayoría le cuesta) recurrirá a estos productos «congelados», y seguirá siendo un espectador pasivo.La palabra impresa, por el contrario, presenta un mínimo de información. Todo lo demás por encima de ese mínimo tiene que ponerlo el lector: la entonación de las palabras, la expresión de los rostros, la acción y el escenario han de ser extraídos de estas sartas de símbolos en blanco y negro. El libro es una empresa compartida entre el escritor y el lector, como ninguna otra forma de comunicación puede serlo. Si Ud. pertenece, por tanto, a esa pequeña y afortunada minoría para quienes la lectura es fácil y agradable, el libro, en cualquiera de sus manifestaciones, será para Ud. irreemplazable e indestructible, porque exige participación. Por muy agradable que sea el papel de espectador, participar siempre es mejor.

ISAAC ASIMOV: ¡Cambio! 71 visiones del futuro. Alianza Editorial Artículos publicados en revista "American Way Magazine" entre 1974 y 1980.

Imágenes de la Muestra









Fue muy enriquecedor participar de la muestra estática y dinámica a través de ponencias a cargo de los Bibliotecarios Escolares de la Ciudad de Buenos Aires.

Gracias a todos los que participaron y a los facilitadores de INTEC, que nos apoyaron en la tarea durante todo el año, e hicieron posible la Jornada.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Fin del ciclo lectivo



-En este fin de curso,



para los que egresan…



para los que terminan una etapa de formación…


e inician un nuevo camino...



Queremos decirles…


-Que el futuro depende de ustedes.
- Que la educación marca un destino.
- Que el esfuerzo tiene sentido.
- Que la responsabilidad no agobia, fortalece.
- Que lo que no se da, se pierde inexorablemente.
- Que el deseo de ser mejor es un acto solidario.
- Que el amor por las ciencias es una actitud humanística.
- Que el presente sin estudio puede ser un futuro sin trabajo.
- Que deben ser protagonistas de lo mejor y no espectadores de lo peor.
- Que la soberbia no puede contra la humildad, ni la ira contra la paciencia, ni la codicia contra la generosidad.
- Que la cultura de zafar es una calle sin salida.
- Que el éxito de unos no implica el fracaso de otros, sino la mejora de todos.
- Que la negligencia, la desidia y el desdén son los virus de la derrota.
- Y que nuestra manera de pensar en ustedes y de quererlos es dándoles la mejor educación que podemos.


Les desamos el mejor de los éxitos en lo que emprendan.
Sus maestros

lunes, 14 de diciembre de 2009

Esto es el colmo!!!




Te invitamos a leer... C o l m o s




Cuál es el colmo de un bombero?









Extinguir una llama y que lo critiquen por atacar animales en extinción


¿Cuál es el colmo de un boxeador?








Que su fruta preferida sea la piña.










¿Cuál es el colmo de una ballena?

Ir vacía.

¿Cuál es el colmo de Aladino?





Tener mal genio







¿Cuál es el colmo de un corredor de autos?

Ir a la Universidad y no saber qué carrera seguir



¿Cuál es el colmo de Papá Noel?






Que de tanto entrar y salir de las chimeneas se le terminen subiendo los humos a la cabeza.

Si conocés alguno, escribilo en comentarios y te lo publicamos..
Dale animate!!!


Proximamente...Qué le dijo?...Adivinanzas y otros divertimentos. No te los pierdas!!!

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Los Tantanes de 3º B




Con tercero estuvimos leyendo y creando "tantanes"

Pero qué son los TANTANES?

Existe una literatura de tradición oral que utiliza la palabra como el medio que nos permite traducir emociones, así como tratar temas que se gestan dentro de un contexto cultural de acuerdo a ciertas formas y estructuras que se van transmitiendo de manera oral de generación, en generación, que se da en los juegos, en las relaciones cotidianas, en la escuela a la hora del descanso, fuera de casa, con los amigos.

Esa literatura oral desacraliza los temas, los hechos, las acciones, los oficios; es trasgresora, irrev
erente, desafiante. Todos alguna vez o los hemos dicho o nos los han contado, sí, son esas formas que conocemos como colmos, tantanes o “qué le dijo”…

Esta es una forma de jugar con las palabras, con su doble sentido, la polisemia; las dos acepciones de una misma palabra que nos permite el juego al decirlas, al repetirlas, al modificarlas.
El lenguaje está vivo, lo usamos, nos es útil, lo hablamos y en lo cotidiano lo tr
ansformamos, por eso las formas de la literatura oral como son los "colmos", “qué le diría”, se dicen, se inventan, se crean...

En los tantanes se juega con lo hiperbólico, la exageración:

Compartimos algunos?

Era una abuela, tan dulce, pero tan dulce, tan dulce, que todos sus nietos eran diabéticos.


Era un chino tan patriota, tan patriota, que sólo consultaba la sección amarilla.

Lee esta historia disparatada

Había una vez un príncipe tan, tan flaco....,que cuando tomaba café caliente se le calentaba la armadura.

Su novia, la princesa,era tan, tan dulce que el principe la echaba en el café.


Vivía en un castillo tan, tan alto..., que cuando una torre caía el lunes llegaba al piso el sábado.

Cerca del castillo había un lago tan, tan, tan seco..., que las ranas llevaban cantimplora.

El príncipe tenía un caballo tan, tan cansado...,que cuando le ponían la silla de montar se sentaba en ella.

Se animan a crear otros?

Esperamos el aporte de nuestros lectores, en comentarios.

Proximamente, colmos, qué le dijo y otras diversiones....